El 26 de febrero se conmemora un nuevo aniversario del Puntarenazo de 1984

27febrero1984-portada-lpaEl próximo domingo 26 de febrero, se conmemora un nuevo aniversario del Puntarenazo de 1984, cuando la ciudadanía magallánica se movilizó contra la visita a Punta Arenas del dictador Augusto Pinochet. El general había programado una gira de cinco días a la Región Magallánica.

Desde que se conoció la noticia, una semana antes, diversos sectores y organizaciones sociales opositoras a la dictadura comenzaron a organizar el rechazo a la visita presidencial, en un contexto de profundo malestar social por la postergación que sufría la economía local.

La organización popular se basó en cabildos abiertos que dieron participación a estudiantes universitarios, gremios de trabajadores, partidos políticos opositores, colegios profesionales y pobladores. Así surgió el Comité Organizador de los cabildos, coordinado por el Grupo de los 24 y los partidos opositores, el que programó la realización de eventos para ampliar la participación.

Dos días antes del arribo de Pinochet, el Comando Multigremial de Magallanes anunció su adhesión a los actos de protesta con un documento con las principales demandas y exigencias de los trabajadores organizados de la región.

La serie de encuentros poblacionales, realizados en diferentes parroquias de la ciudad de Punta Arenas, culminó al mediodía del domingo 26 de febrero con una masiva protesta popular efectuada en la Plaza Muñoz Gamero, en presencia del propio dictador: el “Puntarenazo” con el que fue recibido el gobernante, fue un evento político de repercusión nacional e internacional, que los magallánicos consideramos legítimamente como un hecho histórico. Varios dirigentes sindicales fueron detenidos, junto a líderes políticos y sociales en la posterior represión ejecutada por la policía del régimen.

Las manifestaciones continuaron con “cacerolazos” y otras reacciones espontáneas de los vecinos.

El sabado 25 se llevó a cabo el Tercer Cabildo en la parroquia Fatima de la Población 18 de Septiembre y los asistentes desbordaron el salón. Los dirigentes del Grupo de los 24, satisfechos con la convocatoria lograda, trataron de coordinar todos los detalles del acto que se efectuaría el día siguiente en las puertas de la catedral.   En medio de la asistencia una pobladora llamó a los concurrentes a manifestarse contra el dictador el día siguiente al mediodía en la Plaza Muñoz Gamero.

La convocatoria congregó a unas 350 personas que se instalaron en la vereda exterior de la Catedral de Punta Arenas. El punto culminante fue cuando arribó Pinochet y la multitud pudo expresarle, a pocos metros del dictador, su descontento y su repudio a la política social y represiva de la dictadura, mediante consignas y gritos que resonaron en toda la plaza.

Los manifestantes, apostados delante y detrás de las rejas de la Catedral gritaban “¡Asesino, asesino!” o “¡Y va a caer…y va a caer!”…”el que no salta es Pinochet” eran las consignas más fuertes y repetidas, y lanzaban panfletos al aire, que el viento de esa esquina levantaba y dejaba caer sobre el público y la formación de uniformados.

Los 16 detenidos por Carabineros en la represión contra los manifestantes fueron los siguientes:  Pedro S. Díaz D., Victor Christi M., Julio Salas B., Leonel E. Sanchez P., José M. Ruiz V., Raul Lizama B., José L. Aqueveque G., Waldo Lorca M., Carlos Mladinic A., José Ruiz de Giorgio, Juana Navarro R., José L. Mena B., Susana Guerrero T., Eugenio Bahamondez P., Ivan Ojeda B. y Enrique Haro H., quienes fueron llevados en pequeños grupos a los calabozos de la Primera Comisaría de Carabineros, a medida que iban siendo detenidos.

Entre los detenidos había militantes comunistas y de otros partidos de oposición a la dictadura.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *