Amnistía Internacional rechaza que caso de detenido fallecido en furgón policial sea visto por la justicia militar.

La directora ejecutiva de Amnistía Internacional (AI) en Chile, Ana Piquer, dijo que es preocupante que este tipo de casos sea visto por la justicia militar.

Piquer se refirió a la muerte de un detenido –identificado como Jorge Aravena Retamales– al interior de un furgón policial de la 1º comisaría de Rancagua, asegurando que  “Un punto preocupante para Amnistía Internacional es que este tipo de delitos cometidos por carabineros son todavía vistos en la justicia militar en Chile, ya que ésta ha tenido bastantes cuestionamientos en términos de la imparcialidad que tiene y que realmente lleve a sanciones, porque muchas veces no lleva a ninguna sanción a las personas que son juzgadas”.

“Jorge Aravena Retamales habría pasado casi 8 horas dentro de un furgón policial, con mucho calor, sin agua y sin ningún tipo de cuidados. Eso llega a un punto en que es constitutivo de malos tratos, no hay ninguna justificación para tratar a alguien de esa manera”, agregó.          En ese sentido, dijo que “es claramente un hecho muy grave. Todo el proceso de la detención de una persona, independiente del delito que haya cometido, tiene que cumplir con ciertos estándares mínimos que pasan por el respeto a los derechos humanos de esa persona”.

Por su parte, Jessica Orellana, ex esposa de Aravena, pidió una explicación por parte de la Carabineros: “Esperamos que Carabineros dé una explicación o una disculpa (…) estoy con mucho dolor, mucha angustia y el dolor de mis hijos que piden justicia. Esperamos que llegue la autoridad a dar una disculpa y que den la cara acá y que no pase con otras familias”.

“Nosotros tratamos de ir a pedir respuesta y no nos dieron nada, yo quiero saber la causa de por qué falleció, ahora tenemos que ir al médico legal a ver cuándo lo entregan y luego lo vamos a trasladar a San Javier”, insistió la mujer.

Producto de la muerte de Jorge Aravena Retamales, Carabineros dio de baja a cuatro efectivos de la institución y removió a un oficial. El hombre de 44 años pasó cerca de siete horas dentro de un calabozo del vehículo a pleno sol, luego de ser detenido por no cancelar una cuenta en un almacén de la ciudad.

Boris Paredes, el abogado de la familia de Aravena, comentó que hubo un “Sinfín de irregularidades reconocidas por Carabineros”, y calificó el hecho como impresentable y escandaloso.

“Pediremos la intervención de la corte marcial (…) Por delito de secuestro con resultado de muerte, porque estamos ante una persona que debería estar en libertad, y después de la orden del fiscal debería haber quedado libre”, sentenció.

“Acá estamos hablando de un actuar policial totalmente desproporcionado y desajustado de la realidad vigente”, añadió, diciendo que desvincularlos es una buena medida en el corto plazo, pero se debe seguir con la intervención de la Justicia.

Agregó que se pedirá la designación de un Ministro en Visita porque el detenido debió ser dejado en libertad de acuerdo a lo ordenado por el Fiscal, lo que configura el delito de secuestro con resultado de muerte o aplicación de tormento con resultado de muerte.  El abogado dijo que la situación es gravísima además porque los policías no tuvieron la voluntad de reconocer los derechos del detenido ya que además no le permitieron hacer una llamada y tampoco lo llevaron a un centro asistencial a constatar lesiones.

Boris Paredes dijo que el actuar de Carabineros fue desproporcionado, ya que si bien el detenido había cometido una falta al no querer pagar una cuenta en un restaurante, esto sucedió al ser invitado por una persona aún no identificada y que se retiró del lugar antes que él.

Finalmente, Paredes comentó que la institución se acercó de forma ambigua a la familia.

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *