COMENTARIO JOSÉ HERNÁNDEZ VILLARROEL

AMIGAS Y AMIGOS; En estos últimos días se han producido muchos hechos que sin duda han marcado nuestra agenda y es por ello que siento la obligación de plantear algunos de ellos, sabemos que estamos muy cerca del 1º de Mayo Día Internacional del trabajo, debido a ello es mi sentimiento en primer lugar enviarles un afectuoso saludo a todos (as) los trabajadores de nuestra región, quienes con su esfuerzo contribuyen a nuestro desarrollo social y humano, debo hacer llegar también un especial reconocimiento a esos trabajadores de la Mina Invierno que por pretender hacer que se cumplan las ofertas públicas realizadas por la empresa , hoy se encuentran en Huelga y sin duda con la insatisfacción de saber que sus familias se recienten socialmente, sabemos que estamos cosechando la semilla de la mentira y de la frialdad de quienes buscaron en aquellos actores inconsecuentes sembrar para que por intermedio de sus debilidades y falta de conocimiento real de lo que se venía, apoyen con fuerza y pasión estos nuevos emprendimientos en nuestra región, lamentablemente ellos hoy no están dando la cara, los que sufren son otros y precisamente los más débiles, es por esta razón que debemos estar juntos a estos trabajadores y sus familias.

Ya es sabido que los trabajadores de Enap han declarado públicamente su voluntad de paralizar las faenas, es un desafío que nos debe motivar a todos y requiere de la participación ciudadana, la actitud asumida por los trabajadores muestra con claridad la descomposición administrativa que ha venido sufriendo una empresa del estado con el correr del tiempo, ha faltado transparencia y proyección de sus ejecutivos para desarrollarla, pero no podemos olvidar que atrás de estas malas decisiones y actitudes privatizadoras están los poderes económicos que han venido operando de manera encubierta desde los Gobiernos anteriores y hoy han sido afianzados por el propio Presidente de la República Don Sebastián Piñera, entonces frente a una determinación como la señalada por los Dirigentes es de esperar que los pasos siguientes permitan a las autoridades comprometerse con los desafíos de futuro que tiene Enap en Magallanes, asignándole las responsabilidades y recursos para que sea potenciada y así logremos contar con una empresa liderando la Exploración y explotación de los Hidrocarburos y también la Distribución del Gas y la energía.

También pudimos observar que la primera marcha de este año convocada por el conjunto de las organizaciones estudiantiles, cumplió con todas las expectativas. La movilización del 11 de abril no sólo demostró que el movimiento de los estudiantes chilenos está consolidado y sin fracturas tras un largo periodo de ejercer presión por una mejor y justa educación, sino que también se ha instalado como un referente sobre el cual comienzan a ordenarse otras organizaciones sociales: Se constata que el masivo acto del jueves 11 tuvo como antecedentes inmediatos un paro nacional de los trabajadores del cobre de los sectores público y privado, protestas de advertencia de las quince mil funcionarias de Integra y el paro de los empleados portuarios, que lograron paralizar durante varios días el tráfico de carga marítima alterando los nervios del gobierno y de los empresarios exportadores, que ya calculaban en millones de dólares las posibles pérdidas.

La amplia movilización de los estudiantes, que logró las marcas de 2011, así como las organizadas protestas de los trabajadores, son acciones que se continúan en un año electoral y han sido anunciadas como el comienzo de una estrategia de activismo social que tiende a profundizarse durante los próximos meses. Los diversos movimientos sociales y sindicales coinciden hoy en un plan político cuyo núcleo es cada vez más compartido. La fuerza de la calle, que se expresa también en las encuestas con niveles de rechazo históricos a la institucionalidad y que tuvo, por cierto, una clara manifestación en la alta abstención de las elecciones municipales de 2012, ha comenzado a pautear a los partidos. La acusación constitucional de la Cámara de Diputados y el Senado contra el ministro de Educación, no hubiera ocurrido sin la fuerza de las organizaciones estudiantiles. Debemos recordar que hace pocos años ese mismo Parlamento nunca hubiera cuestionado el lucro en la educación.

Piñera y su gobierno intentaron desacreditar las protestas de los trabajadores portuarios y mineros con la acusación de “politización del movimiento”, denuncia que nos recuerda los peores años de la dictadura y su persecución a los políticos. Pese a las malas intenciones del gobierno, el hecho es una gran verdad. No solo hubo numerosas y muy públicas muestras de apoyo y solidaridad entre los diferentes movimientos de trabajadores, sino que las demandas han comenzado a trascender lo sectorial para orientarse a problemas compartidos por todos los chilenos.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *